TP TRAINERS. Entrenadores personales. | COMBATE EL DOLOR DE ESPALDA CON PILATES
15844
post-template-default,single,single-post,postid-15844,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

COMBATE EL DOLOR DE ESPALDA CON PILATES

En lo que más se enfoca el Método Pilates es en la alineación neutral de la columna. La “Alineación neutral de la columna” es el término médico para lo que comúnmente se llama “buena postura” y se refiere a las curvaturas naturales que una columna vertebral sana debe tener. Muchas personas han perdido la capacidad de lograr la alineación neutral de la columna después de años de una postura incorrecta. La postura correcta, combinada con ejercicios de fortalecimiento del músculo profundo abdominal y de la espalda, a menudo conducen a la reducción del dolor de espalda, lo que mejora la calidad de vida de muchas personas

.

Lamentablemente, una de las lesiones más comunes es la de los discos intervertebrales. Estos discos, cuya función es mejorar la movilidad y estabilización intervertebral, están formados por un núcleo pulposo y un anillo fibroso alrededor. Cuando este anillo se degenera y se desgarra se produce la protusión discal: el disco pierde su forma y se abomba (también se le llama “hernia contenida”). La protusión es el paso previo a la hernia discal, que se produce cuando el disco se rompe y su núcleo (todo o en parte) sale al exterior.

Al trabajar con el método Pilates aplicado a personas con hernia o protusión discal, debemos hacer hincapié en los ejercicios que nos ayuden a trabajar la musculatura del tronco, fortaleciendo tanto la zona lumbar como la abdominal, y además realizar ejercicios que mejoren la movilidad y que promuevan la correcta alineación de la columna.

Teniendo en cuenta cada tipo de patología el Pilates puede ser nuestro mejor amigo. Eso sí, como cualquier práctica evitaremos ciertos ejercicios que nos pueden llegar a perjudicar en este tipo de patologías, como puede ser la “sierra” o cualquier ejercicio que implique una torsión excesiva de nuestra columna.

Los ejercicios más recomendables para aliviar cualquier molestia o dolor de espalda son el gato, el estiramiento en concha, rodar como una pelota, elevación de pelvis, una preparación abdominal o algo tan sencillo con un buen estiramiento abdominal.

Solemos pensar que el dolor de espalda remite con descanso y eso es totalmente erróneo. Así que no lo dudes y ¡actívate! Empieza a practicar el Método Pilates.

 

PATRICIA DOMÍNGUEZ LÓPEZ

Instructora de Pilates, TP TRAINERS